Qué es el Bitcoin?


El Bitcoin es una criptomoneda, o medio digital de intercambio, que nació en 2009 de la mano de Satoshi Nakamoto. Este publicó un artículo, un año antes del lanzamiento de Bitcoin, donde explica el funcionamiento del protocolo.

Los principios fundamentales de esta moneda electrónica son los siguientes:
• La cantidad de unidades: nunca podrá exceder los 21 millones de Bitcoins.
• Sin censura: nadie puede prohibir o censurar transacciones válidas.
• Código abierto: el código fuente de Bitcoin siempre debe ser accesible para todos.
• Sin permiso: nadie puede impedir la participación en la red.
• Pseudo-anónimo: no se requiere identificación para participar en la red Bitcoin.
• Permutable: cada unidad es intercambiable.
• Pagos irreversibles: las transacciones confirmadas no pueden ser modificadas ni eliminadas. La historia de las transacciones es imborrable.
• Divisible: Puede subdividirse en cantidades más pequeñas, hasta llegar a los ocho decimales, cien millonésimas de Bitcoin, es decir, 0.00000001 Bitcoins. Esta unidad es conocida como satoshi.

Cómo funciona el Bitcoin?


El Bitcoin funciona sobre una red descentralizada, ya que varias computadoras se conectan entre ellas por protocolo P2P y comparten la información que se encuentra en la Blockchain.
La Blockchain, que es el libro contable donde se registran todas las transacciones, es compartido y actualizado por todos los usuarios que trabajan en la red. Gracias a diferentes API’s y paginas web, podemos acceder a un explorador de la Blockchain y ver los detalles de las transacciones y de las direcciones. Esta lista de transacciones es pública y accesible a todos. Entre los exploradores más conocidos encontramos:
https://chain.so/
https://insight.bitpay.com/
https://blockchain.info/

Un ejemplo de la red Bitcoin, cada ordenador conectado se lo conoce como
Nodo.

El protocolo Bitcoin funciona básicamente de esta manera, cuando nosotros realizamos una operación o transacción, esa operación es compartida a la red, donde espera a ser incluida en la Blockchain, tarea de la que se encargan los mineros. Una vez agregada la transacción, es confirmada y los bitcoins llegan el destinatario.

Las transacciones


Una transacción es un cambio de propietario de los Bitcoins. Para facilitar esta tarea, el monedero usará la dirección o direcciones para crear la operación, y la asociará con la dirección que la persona nos ha brindado para enviarle los Bitcoins. Para incrementar la seguridad en las wallets o monederos, y comprobar que somos nosotros los propietarios
de los Bitcoins, está almacenada una clave privada.

Una vez creada la operación y firmada con nuestra clave, es enviada a la red para que los mineros puedan incluirla en la Blockchain. De esta manera, la red se asegura de que la operación ha sido realizada por nosotros y que nadie ha usado la dirección para hacer un pago fraudulento. Esto es trasparente para nosotros, el monedero realiza estas acciones
de forma automática.

Un vez que esta operación entra a la red Bitcoin, está en espera hasta que un minero decida incluir la misma en la Blockchain. Los mineros son los propietarios de los ordenadores que preparan el bloque. Una vez que el bloque es minado, se agrega a la Blockchain. Las confirmaciones son el aviso de que esa transacción está incluida en el bloque. Sin embargo, con una confirmación no es suficiente, ya que se podría dar el caso que mientra se confirma, alguien vuelva a utilizar los Bitcoins para realizar otro pago. A esta acción malintencionada se la conoce como doble gasto y, para evitarlo, se han de esperar 6 confirmaciones o, dicho de otra forma, que otros mineros confirmen que lo registrado es cierto.

En la red nos encontraremos con miles de transacciones diarias, por lo que el proceso de confirmación o de incluir la operación en un bloque puede tardar mucho tiempo. Para agilizar esto y asegurarnos de que la operación será lo más rápida posible, los monederos nos permiten configurar la prioridad, que no es más ni menos que una comisión en
Bitcoins para el minero. De no ajustar estos valores, o escoger prioridades bajas, nuestra operación puede tardar unos cuantos días en confirmarse. El pago de comisión o “fee” al minero es responsabilidad del que envía los Bitcoins, no del que los recibe. Nuestros servicios están preparados para ofrecer una buena prioridad y garantizar el traspaso en
un tiempo razonable, pero puede que un cliente, para ahorrarse dinero, no realice pago de comisión o haga un pago mínimo, lo cual puede desencadenar que la operación esté en el limbo por un tiempo considerable.

No hay una forma de calcular las comisiones de manera fácil, ya que no depende solo del valor enviado, también influyen, del peso en bytes de la transacción hecha, la antigüedad de la moneda, si es solo una dirección o si se han tenido que usar varias para cubrir el valor del pago, etc. Teniendo en cuenta estos datos, la transacción tendrá una prioridad y
para compensar las prioridades bajas se incrementará la comisión. El precio de la comisión es variable, y los monederos suelen informar del valor del pago al minero, cuando se está confirmando la operación.

La minería


Para garantizar la seguridad de las operaciones realizadas en la cadena, la Blockchain está formada por bloques unidos entre si. Cada bloque es formado por las transacciones que son “minadas”, es decir, que sobre esa operación se le aplican una serie de problemas matemáticos y dependiendo del resultado anterior se resuelve la próxima operación. De esta manera, las transacciones son enlazadas garantizando que ningún usuario malintencionado pueda crear bloques y agregarlos a la Blockchain o cambiar información de las transacciones. Este reto matemático es muy difícil de resolver, por eso los mineros utilizan equipos especiales que ofrecen una alta capacidad de procesamiento y que resuelven muchos cálculos por segundo. Este proceso no es barato y, para mantener la red en marcha, el Protocolo Bitcoin recompensa al minero que complete un bloque y lo agregue a la Blockchain. Este premio es en Bitcoins y se calcula que cada 10 minutos se mina un nuevo bloque.

La minería es primordial en el funcionamiento de cualquier criptomoneda. Los mineros hacen que la red Bitcoin se mantenga estable y segura, encargándose de liberar nuevos Bitcoins y verificando las transacciones realizadas por cualquier usuario, que finalmente serán añadidas a la Blockchain o cadena de bloques.

Las comisiones por transacción juegan un papel importante en la velocidad con la que un minero verifica esas transacciones, así que cuanto mayor sea esa “fee”, más alta será la prioridad y más interés tendrá un minero por añadirla al bloque y más rápido será confirmada.

Todas las comisiones por transacciones que se encuentren incluidas en un bloque, serán un complemento que se suma a la recompensa del minero por “minar” o resolver ese bloque completo.

El Wallet o Monedero


Para mejorar la gestión de las direcciones, existen las wallets o monederos, que manejan sus Bitcoins, preparan las transacciones asociando la dirección de envío con la dirección que recibe y el valor de la operación. A su vez, estos programas son capaces de generar nuevas direcciones si son requeridas.
Los Bitcons se mueven de una dirección a otra, y en cada transacción se suelen generar nuevas direcciones. Estas direcciones son cadenas alfanuméricas de 34 caracteres. Un ejemplo de dirección sería “31uEbMgunupShBVTewXjtqbBv5MndwfXhb”. En la mayoría de casos, para hacer más práctico el manejo de estás direcciones, la wallets las transforman en códigos QR.

Encontraremos muchos programas de monederos Bitcoin en el mercado, como Electrum, Mycelium, Copay, etc. Todos realizan casi las mismas funcionalidades.
El servicio del Cajero humano y el de los ATMs tienen configurada su propia wallet, por lo que no hay que realizar ninguna operación extra. Y de necesitar una wallet sería para gestionar Bitcoin propios, pero fuera del sistema de BTCfácil.
Los clientes que vengan a comprar o vender Bitcoins, si necesitarán una wallet propia para enviar o recibir los Bitcoins.
Para mayor seguridad, la mayoría de los monederos nos permiten hacer copias de respaldo. Este proceso exige crear contraseñas seguras o combinaciones de palabras.

Recomendamos tomar nota y asegurar que estas claves están bien guardadas, ya que en caso de emergencia es la única manera de recuperar los Bitcoin y es imposible recuperarlos de no disponer de estos datos.

Otros Métodos de Almacenamiento


Existe otro método de almacenamiento, conocidos como en frío. Este método agrega un nivel alto de seguridad ya que la clave privada no es expuesta a Internet. Existen varias opciones, como el paper wallet, o el almacenamiento offline.

Este método es muy seguro, pero se ha de tener en cuenta que no es accesible desde la web, por lo que si queremos gastar los Bitcoin nos obliga a utilizarlos todo, pasándolos a una wallet tipo Mycelium o cualquier otra que nos permita trabajar con almacenamiento en frío. Otro inconveniente es que si por cualquier razón el papel se moja o se pierde,
corremos el riesgo de perder nuestra inversión ya que es imposible recuperar los Bitcoin sin estos datos.

 

El paper Wallet o billetera de papel, es sencillamente una dirección o clave pública y una clave privada generadas por algún tipo de software. Esta se imprime en un papel y se utiliza la clave pública para recibir los Bitcoins y la clave privada para enviarlos.

Almacenamiento Off-Line

Otra opción es disponer de un ordenador sin conexión a Internet para guardar nuestras claves privadas. Y funciona así: se crea una nueva transacción en un ordenador conectado a Internet y con el monedero Bitcoin. Copias en un USB la transacción y se firma con el ordenador desconectado de Internet. Se usa el USB de nuevo para llevar la transacción firmada al ordenador conectado a Internet para que se envíe a la red. Es un proceso costoso, pero bastante seguro.
Trezor Es básicamente una computadora pequeña. Está diseñado para proteger sus claves
privadas de posibles riesgos en línea y fuera de línea. Para ello, TREZOR mantiene las claves privadas alejadas de Internet y confirma las transacciones en el dispositivo. De esa manera siempre se puede comprobar en la pantalla la dirección correcta, la cantidad y la tarifa de transacción antes de enviar los Bitcoins.
En términos sencillos, puede conectar TREZOR a una computadora infectada y seguir
siendo capaz de tener el 100% de control sobre los fondos en su dispositivo. TREZOR necesita una
cartera en línea u otro cliente como interfaz de usuario para utilizar los Bitcoins, hoy encontraremos varias
Wallets que nos ayudan a gestionar nuestra inversión.

Halving o reducción a la mitad

Este proceso de reducción de recompensa al minero, es algo programado, que sucede cada vez que se minan 210.000 bloques, algo que ocurre aproximadamente cada 4 años. Llegada esta condición, la recompensa se reduce al 50%.
La recompensa ganada por resolver un bloque completo empezó siendo de 50 Bitcoins en 2009, en 2012 pasó a 25, y hoy (2017) cada vez que se resuelve un bloque quedan liberados 12,5 Bitcoins como recompensa a los mineros. Generalmente tras cada “halving” el precio de Bitcoin experimenta una subida, así que el sistema termina compensándose.